Wednesday, September 15, 2010

Fragmento de "Noche, niña, rezo"

" Recorrió con su mirada el cielo plomizo y reconoció entonces
cada uno de los pasos que vendrían a continuación en la
historia... Porque nuestra vida está plagada de silencios
recónditos y desconocidos que aún no hemos alcanzado.
Ella podría, a través del tiempo, haberse vestido de sombra,
ser sólo eso: una sombra. Un vestigio.
Una posibilidad de ser.
Él quiso, en algún momento, hacer lugar a ese silencio.
Las etapas que vinieron fueron despliegues de luces y sombras,
que, transmutándose, solapaban el versátil entretejido de sus espacios
como una vasta pintura muda en su esplendor.
Los techos se bañaron de noche.
La seda de sus párpados acarició el entramado. Como si poco a poco
se gestara un universo... ella creó su noche con su canto...
Él, siempre al filo de sus temores, en el límite mismo de su miedo...
Sólo paulatinamente se iría entregando a los brazos de la noche.
Con miedo aún soltaría las amarras, se lanzaría al vacío de su rezo."

0 Comments:

Post a Comment

<< Home